Cinco premios para un aceite de oliva catalán

Un quinto premio se acaba de sumar al laureado aceite de oliva extra virgen Henri Mor: Medalla de Oro en la edición 2017 del certamen TerraOlivo, cita obligada de los grandes aceites de oliva del mundo en el calendario.

Buena cosecha ha tenido este aceite en 2017. Henri Alegría, director de la firma, recibió también la Medalla de Oro en la Categoría Arbequina que se le otorgó al aceite Henri Mor en New York International Olive Oil Competition. “Es la competición más grande del mundo de la calidad de aceite de oliva”, destacó Alegría. Cada año un comité internacional de especialistas juzga las inscripciones de cada región donde se produce aceite de oliva.

Paralelamente al concurso realizado en Nueva York, el aceite Henri Mor participó también en el 15vo. Concurso Internacional “Los aceites del mundo” AVPA que tuvo lugar en París. “En este certamen nuestro Henri Mor Reserva Privada Arbequina recibió el Diplôme Gourmet”, resalta el joven empresario venezolano.

En España recibió la Mención Expoliva 2017 a la calidad de los aceites de oliva vírgenes extra procedentes de producción limitada de la Feria Internacional del Aceite de oliva e Industrias Afines. “Es la primera vez que un aceite de La Juncosa está en la competencia”, afirma Alegría.

Y obtuvo Medalla de Plata en el IV Concurso Ibérico de AOVE Premios Mezquita Córdoba, en Andalucía. Allí compitió con un jurado de 25 catadores entre un total de 140 aceites de 72 almazaras de España y Portugal. Este evento nace del concurso de Vinos Premios Mezquita, que lleva ya 23 años de existencia.

Henri Mor en historia (y cata)

El aceite de oliva virgen extra Henri Mor tiene su origen en la provincia catalana de Lérida de Juncosa de Las Garrigas, región rica en arbequina, un fruto que va del olivo al paladar. Este aceite tiene el sello de una familia que trabaja en un pueblo de 438 habitantes que restaura el orgullo catalán.

El aceite de oliva virgen extra Henri Mor es un producto 100% natural. Se elabora con el zumo de la oliva arbequina y nada más, sin aditivos, conservantes ni colorantes. Tiene su origen en el pequeño y hermoso pueblo de Juncosa al sur de la comarca de Les Garrigues, en la provincia de Lleida, Cataluña. “Esta tierra tiene las condiciones ideales para el desarrollo de esta empresa familiar: la tierra áspera y el clima seco, como corresponde a la altura de 575 metros sobre el nivel del mar, hacen el crisol perfecto para el cultivo de la arbequina. Esta es una variedad de oliva traída de Tierra Santa hace más de nueve siglos y acá la procesamos con un  método tradicional que respeta el espacio para cada olivo”, resalta Henri Alegría.

Este noble producto se comercializa en Venezuela. Los conocedores lo describen como un aceite de sabor equilibrado, sedoso y elegante, fresco e inigualable. En boca saluda con dulzura y se despide con agradable picor. Frutado ligero con notas a manzana, almendra, plátano y alcachofa.

Alegría detalla su proceso de elaboración: “a mediados de octubre y principios de noviembre de cada año se inicia la cosecha de la oliva a través de la recolección manual o empleando una maquinaria especial (vibradores o peinadoras) y mallas donde son recibidas. Esta es la oliva que no toca el suelo. La delicadeza del proceso de recolección garantiza un fruto cuidado y protegido para obtener su mejor esencia”.

Señas: @henrimor

Foto: Natalia Brand @gastrobrand

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.